La alta afluencia de votantes al plebiscito de este domingo ayudó a revitalizar el comercio, que había sido golpeado por la pandemia del Covid-19, como fue el caso de Francisca Soto, que logró vender más de 300 sopaipilas en la jornada.

El local de Soto se encuentra ubicado muy cerca de establecimientos educacionales, en la ciudad de Talca los que no están funcionando, por lo que sus ventas han bajado en un 90 por ciento.

Pero este día, esta comerciante sacó cuentas alegres, ya que tras la larga jornada de votaciones que comenzó pasadas las 08:00 horas y terminó a las 20:00, vendió más de 300 sopaipillas, sumando a esto algunas bebidas y empanadas, algo que no había podido hace desde el mes de marzo de este año.

“Como a las 11:00 de la mañana comenzaron aparecer las personas ya que yo estoy acá cercana al Instituto Comercial, el Liceo Industrial, el Colegio Diego Portales. Vendí sopaipillas, empanadas y algunas otras cosas, gracias a Dios estuvo muy bueno hoy día”, dijo la comerciante talquina Francisca Soto.

Sin duda este día llegó como una oportunidad para los cientos de comerciantes que recorrieron los recintos de votación, quienes repuntaron con sus ventas justo el día en que Chile eligió tener una nueva Constitución.

Deja un comentario