La UDI entregó este martes su propia propuesta al Gobierno para la reforma previsional que se tramita en el Congreso y apunta a reafirmar el derecho de propiedad de los trabajadores sobre los fondos de pensiones.

El gremialismo propone avanzar a una pensión garantizada que sea pagada por el Estado con impuestos generales y que el 6 por ciento de cotización adicional que considera la reforma que permanece en el Senado vaya íntegramente a las cuentas individuales de los afiliados al sistema.

Aquel punto busca modificar el proyecto que actualmente tramita el Ejecutivo en la Cámara Alta, que establece que la mitad de ese porcentaje adicional vaya a las cuentas individuales y la otra parte a un pilar de ahorro colectivo solidario. Asimismo, es diametralmente opuesto a la idea de la oposición de que todo el 6 por ciento sea destinado a ese fondo.

Pese a ello, la timonel UDI, Jacqueline van Rysselberghe, sostuvo que el planteamiento presentado ante la ministra del Trabajo, María José Zaldívar, y su par de la Segpres, Cristián Monckeberg, tuvo buena acogida.

«Hemos pedido a la ministra del Trabajo que vea una propuesta con el ministro de Hacienda (Ignacio Briones) para poder generar un aumento en las pensiones con impuestos en general, y no con el 6 por ciento que pertenece a los trabajadores», explicó la senadora.

La propuesta UDI, a la que se han sumado otros partidos de Chile Vamos, apunta a incentivar la cotización y el retraso en la edad de jubilación, y permitir el retiro de 2 millones de pesos al jubilar y 5 millones de pesos a quien haya retrasado su jubilación en un año.

«La solidaridad se debe hacer con impuestos generales y el 6 por ciento debe quedar en los bolsillos de los trabajadores; no se puede hacer solidaridad con impuestos a los trabajadores que hoy ya sabemos van a tener pensiones bajas en el futuro», complementó Van Rysselberghe.

La idea fue presentada ante el Gobierno por la Van Rysselberghe y los jefes de las bancadas de RN y Evópoli, los diputados Sebastián Torrealba y Luciano Cruz-Coke.

Asimismo, la timonel UDI pidió que el Ejecutivo le ponga discusión inmediata a la reforma previsional, «porque no podemos llegar al 18 de octubre», cuando se cumplirá un año del estallido social, «sin que este proyecto se esté discutiendo en el Senado y siga durmiendo».

A su vez, el diputado Torrealba apuntó que «la mayoría de carteles que vimos en las manifestaciones pacíficas desde el 18 de octubre en adelante» aludían a una reforma a las pensiones, «y no vamos a aceptar más que la oposición siga bloqueando esa discusión, como lo ha hecho desde que ese proyecto se despachó desde la Cámara de Diputados».

La reforma previsional, ingresada a tramitación el 6 de noviembre de 2018 (ver boletín 12212-13), fue aprobada en la Cámara Baja el último 29 de enero, desde cuando permanece en el Senado, en su segundo trámite constitucional.

LETELIER CUESTIONA PROPUESTA «IDEOLÓGICA»

Por su parte, el senador Juan Pablo Letelier (PS) criticó que «la UDI, al insistir en su modelo de cuentas individuales, en la lógica de las AFP, al permitir el retiro de fondos a la edad de jubilar o al postergar la edad de jubilar, en nada fortalece el sistema de pensiones, al contrario, lo debilita«.

«¿Por qué lo hacen? Por razones ideológicas, quieren seguir defendiendo la mentalidad de las AFP y no se abren a crear un sistema mixto para mejorar las pensiones de los trabajadores y la clase media», cuestionó el presidente de la Comisión de Trabajo.

Deja un comentario