Este fin de semana y luego de un año y medio prófugo cayó el asesino de la máscara de Hulk, un sujeto que era intensamente buscado por asesinar frente a su familia a Marcelo Arenas, un padre de 48 años.

Según relata su familia, la noche del asesinato estaban compartiendo al interior de su hogar cuando repentinamente un grupo de personas ingresó a su casa con intención de robar.

La víctima enfrentó a los delincuentes cuando estos amenazaron a sus hijas, ocasionando un altercado que terminó con el homicidio del jefe de hogar.

Los hecho ocurrieron en enero del 2019 y hasta ahora no se tenía antecedentes de su agresor, pero gracias a pericias genéticas a la máscara que usó el día del crimen se logró dar con el responsable.

Se tata del sujeto conocido como Luis “Chino” Banda, quien ya tenía antecedentes por robo con violencia e incluso contaba con una condena por este delito.

Si bien no habían cámaras ni nada que lo pudiera conectar con el crimen, ese día el sujeto que le disparó a Marcelo usaba una máscara del personaje de Marvel, Hulk, la que fue encontrada y periciada. Gracias a eso se pudo dar con un perfil genético que entrega un 99,9% de asertividad, logrando dar con el responsable.

El imputado tras la detención quedó en prisión preventiva y deberá enfrentar a la justicia arriesgando incluso la pena de presidio perpetuo.

Deja un comentario