El veneno de abejas se convirtió en un arma potente contra un tipo agresivo de células cancerígenas de seno, luego de pruebas realizadas por un equipo internacional.

El cáncer de mama triple negativo y otros subtipos encontraron en el veneno de las abejas un enemigo potente, pues quedaron eliminadas en pruebas cuyas conclusiones se publicaron en la revista Precision Oncology.

Científicos de Australia, Irlanda e Inglaterra analizaron por primera vez los efectos del veneno y de un componente llamado melitina de 312 abejas y abejorros en esos tipos de células malignas.

El descubrimiento

“Descubrimos que tanto el veneno de abeja como la melitina redujeron de manera significativa, selectiva y rápida la viabilidad del cáncer de mama triple negativo y las células de cáncer de mama enriquecidas con HER2″, aseguró la doctora Ciara Duffy, del equipo investigador.

“El veneno era extremadamente potente”, agregó la investigadora que además explicó cómo el péptido llamado melitina logra erradicar el cáncer a nivel celular.

“En 20 minutos, la melitina pudo reducir sustancialmente los mensajes químicos de las células cancerosas que son esenciales para el crecimiento y la división celular de las células cancerosas”, reveló.

¿Qué abejas analizaron?

Las pruebas se hicieron con abejas melíferas de Perth (Australia), que se conocen como las más sanas del mundo, pero también con abejas europeas y los resultados fueron positivos en todos los casos.

Donde no hubo una buena respuesta fue con el veneno de abejorro, que no arrojó resultados relevantes.

Las abejas melíferas fueron puestas a dormir y se les extrajo el veneno en laboratorio. Los expertos creen que a nivel sintético se podrán incorporar estos hallazgos con la melitina en los protocolos de tratamiento una vez cumplidas con todas las pruebas.

*Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.

Deja un comentario