La Brigada de Derechos Humanos de la PDI, por orden de la Fiscalía Centro Norte, detuvo este viernes al teniente coronel de Fuerzas Especiales de Carabineros Claudio Crespo, el llamado «G-3», sindicado como el autor material de los disparos que dejaron ciego al joven Gustavo Gatica durante la ola de protestas que comenzaron en el país en octubre de 2019, confirmó la Fiscalía.

Gatica, de 21 años y estudiante de psicología, fue gravemente herido el 8 de noviembre en los alrededores de Plaza Italia, epicentro de las protestas, y tras pasar 17 días hospitalizado se convirtió en el primer manifestante que perdió la vista en ambos ojos.

Su caso dio la vuelta al mundo y provocó encendidas críticas de diversos organismos internacionales, entre ellos la ONU y Amnistía Internacional, que denunciaron el elevado número de mutilados oculares durante la dispersión de las protestas y acusaron a las fuerzas de seguridad de graves violaciones a los derechos humanos.

Crespo fue arrestado este viernes por la madrugada en su domicilio de la comuna capitalina de Ñuñoa y será formalizado esta misma jornada por los delitos de apremios ilegítimos y lesiones graves gravísimas, informó el Ministerio Público.

El denominado «G-3» fue desvinculado de Carabineros a finales de julio pasado, luego de que un sumario interno estableciera responsabilidades en irregularidades en la descarga de imágenes de la Go Pro que portaba el día que Gatica fue herido.

Sin embargo, la investigación de la Fiscalía Centro Norte lo apunta además como el autor material de lesiones graves gravísimas que dejaron ciego al joven.

 

«Pericias jamás vistas en Chile»

El jefe nacional de la Brigada de Derechos Humanos de la PDI, el subprefecto Juan Carlos Carrasco, entregó detalles del camino investigativo que llevó a la unidad que encabeza a detener este viernes a «G-3».

«Se hizo un trabajo profesional criminalístico en el sitio del suceso, donde comienza esto el 8 de noviembre, tras el estallido social. Sumamos la experticia y, de hecho, se tuvo que hacer pericias jamás vistas en Chile -peritajes balísticos- que lograron determinar, junto a otro cúmulo de evidencia, una cronología de videos aportados por la ciudadanía, obtenidos por los investigadores en el sitio del suceso«, explicó la autoridad policial.

«Hago un llamado a la ciudadanía de que acá no importa el claro, simplemente importa llegar a la verdad, y es lo que hemos hecho en este minuto. Pondremos la evidencia a disposición de los tribunales de Justicia», agregó.

«Los tribunales deberán determinar si hay responsabilidad o no y si hay responsabilidad de terceros», enfatizó el policía civil.

Según el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), 460 personas resultaron con lesiones oculares, de las que dos se quedaron ciegas y 35 sufrieron pérdida total de un ojo, en las protestas que comenzaron el 18 de octubre de 2019, que dejaron más de una treintena de muertos.

El director del organismo independiente, Sergio Micco, valoró la detención de Claudio Crespo como «un nuevo paso en el camino a la verdad», subrayando que el caso Gatica es «emblemático y, por lo tanto, se juega mucho» en la causa por la defensa de los derechos humanos en Chile y la reparación de las víctimas de la represión policial.

Deja un comentario