“Quieren saber si es de verdad, acaso creí que me cuesta mandarles un balazo, acaso no creí que está cargada”. Con estas amenazantes palabras, Nicolás Enrique Villanueva Morales intimidaba a las víctimas de los violentos asaltos que perpetraba junto a otros dos delincuentes en Talca.

Los graves hechos comenzaron a ser recurrentes, tanto así que las sucesivas y reiteradas denuncias ocurridas entre mayo y julio de 2019, llevaron a la Fiscalía Regional a designar un “foco criminal” y entregar las causas al Sistema de Análisis Criminal y Foco Investigativo (Sacfi), en específico, al fiscal, Carlos Altermatt.

“El análisis criminal permitió establecer que existía una banda dedicada a cometer delitos de robos con intimidación bajo la misma modalidad, consistente en que los imputados seguían a las víctimas en un vehículo y, en plena vía pública, las amenazaban con cuchillos y una supuesta arma de fuego, para quitarles especies de valor”, dijo.

JUICIO ABREVIADO
El persecutor subrayó que algunas de las víctimas lograron identificar las características del automóvil, en particular, que era de color azul, además de recordar la patente. El dato se replicó en los otros casos, antecedentes que permitieron avanzar en la investigación por la Brigada Investigadora de Robos (BIRO) de la PDI de Talca.

Así se logró detener a la banda completa, esto es, Nicolás Enrique Villanueva Morales, Verioska Yaritza Bustos Abarca y Richard Philip Jorquera Ibacache. En primer lugar, fueron formalizados por tres delitos, pero el avance de las pesquisas logró configurar un total de 13 casos de robos con intimidación.

De esta forma, el caso criminal fue llevado a juicio abreviado ante el juez, Américo Castro, del Juzgado de Garantía de Talca. En juicio abreviado, a petición del fiscal Altermatt, el magistrado dictó fallo condenatorio y sentenció a cada uno de los acusados a la pena individual de 10 años de presidio mayor en grado mínimo.

ÚLTIIMO CASO
Entre los 13 delitos, el último se registró el 4 de julio de 2019, a plena luz del día, en la Alameda de Talca con calle 8 Oriente. Allí dos mujeres caminaban por el lugar, hasta que fueron interceptadas por un vehículo Chevrolet, modelo Corsa, de color azul, donde viajaban tres sujetos, quienes se bajaron del móvil.

En ese contexto, el imputado Villanueva Morales comenzó a interrogar a las víctimas si tenían dinero, hasta que dicho sujeto utilizó una supuesta arma de fuego –que resultó ser de fogueo- para amenazar de muerte a las víctimas. Luego, las obligó a entregar sus teléfonos celulares, especies de valor y dinero en efectivo.

El grupo posteriormente escapó en el mismo vehículo, modalidad que se repetía en cada delito. Un dato relevante es que los condenados se encuentran en prisión preventiva desde el 13 de julio de 2019, tiempo que se deberá descontar de la sanción de cárcel decretada en el juicio abreviado, según dictaminó el juez de Garantía.

Deja un comentario