La norma que estableció la ley para que renta de parlamentarios y ministros fuese equivalente complicó la decisión del Consejo de Alta Dirección Pública (CADP) y tuvo un efecto inesperado: la mayoría de los secretarios de Estado terminará ganando menos que sus subsecretarios o jefes de servicio. La diferencia llega hasta alrededor de un millón de pesos en algunas reparticiones.

Un quiebre en el principio de jerarquía en que se funda la Escala de Remuneraciones de la Administración Pública. Ese es uno de los efectos colaterales de la decisión que este martes dio a conocer el Consejo de Alta Dirección Pública (CADP) respecto de la rebaja de dieta parlamentaria y de otras altas autoridades.

El organismo definió un 25% de disminución en el caso de senadores, diputados y ministros, rentas que la ley determinó que debían rebajarse en el mismo porcentaje. Mientras que para el Presidente de la República, subsecretarios, intendentes, gobernadores, delegados presidenciales y seremis fijó una reducción del 10%.

Y fue el “amarre” entre los salarios de los secretarios de Estado y el de los legisladores -disposición que fue incorporada por el Senado-, lo que, según reconoció el propio CADP, terminó provocando una situación llamativa: que los titulares de las distintas carteras reciban una renta menor que sus propios subordinados, como es el caso de los subsecretarios, jefes de servicio o incluso sus propios jefes de gabinete.

“…La jerarquía ha dejado de ser un criterio único a considerar para la determinación de remuneraciones por parte de la comisión permanente que establece la reforma constitucional. Esto tiene relevancia porque la rebaja de las remuneraciones de los ministros de Estado, en el porcentaje señalado, puede significar que autoridades de inferior grado terminen percibiendo una remuneración más alta que la de los ministros”, se lee en el informe emitido por el organismo ayer, documento en el que además se recomendó eliminar la vinculación entre secretarios de Estado y parlamentarios para revertir esto en el futuro.

En ese sentido, se subraya que “el consejo ha considerado, hasta donde sea posible, que debe conciliar la jerarquía con las rentas. Pero, dada la especial naturaleza de los cargos de ministros y parlamentarios, es necesario tener un grado mayor de flexibilidad en este punto para poder cumplir el encargo de fijar y rebajar las remuneraciones de estas autoridades”.

Esa “anomalía” se da, con algunas excepciones, en la mayoría de los 24 ministerios. De hecho, de acuerdo a información disponible en Transparencia Activa, en las carteras del comité político (Interior, Segpres, Segegob y Desarrollo Social), todos los subsecretarios ganarán ahora cerca de $700 mil pesos brutos más que sus propios jefes.

Así es el caso del subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, y su par de Prevención del Delito, Katherine Martorell, quienes en mayo de este año -el último sueldo informado- percibieron una renta bruta de $8.602.955 y de $8.602.953, respectivamente. Con la rebaja del 10%, ellos pasarán a ganar cerca de $7.742.659 pesos, es decir, $730.270 pesos más que el titular de la cartera, Gonzalo Blumel. Asimismo, en esa repartición, los jefes de división de Seguridad Pública y de Redes también percibirán cerca de $100 mil más que el secretario de Estado.

Un caso especial, es el de hasta hace poco subsecretario de Desarrollo Regional y actual ministro de la Segpres, Claudio Alvarado. El ascenso a secretario de Estado no se verá reflejado en su remuneración de agosto, cuando entre en vigencia la resolución del CADP, y terminará ganando incluso menos que lo que percibía antes de convertirse en titular de esa cartera. Asimismo, ganará cerca de 700 mil pesos menos que su subsecretario, Juan José Ossa.

Lo mismo ocurre para la actual vocera, Karla Rubilar, quien percibirá cerca de $760.000 pesos menos que el subsecretario, Emardo Hantelmann. Asimismo, en Segegob también se dará otra situación especial, donde el director de la secretaría de Comunicaciones, Christian Rendic -quien en mayo recibió un sueldo bruto de $8.202.026-, quedará ganando cerca de 1 millón 100 mil pesos más que la ministra. También un mayor sueldo que la titular de la cartera tendrá el director de la División de Administración y Finanzas, Christian Shalper, quien aparece en transparencia con un sueldo bruto de $8.217.765

En el caso del Minsal, se ve una de las diferencias más significativas. Según los datos publicados, el exministro Jaime Mañalich, percibió durante todo este año una renta de $7.711.643, monto que al aplicar la rebaja del 25%, quedaría bordeando los 5 millones 700 mil pesos. De mantenerse ese salario para el nuevo titular de la cartera, Enrique Paris quedaría muy por debajo de la remuneración de los subsecretarios Paula Daza y Rodrigo Zúñiga, quienes ganarán $1.107.432 y $955.379, respectivamente, más que la autoridad sanitaria.

La misma situación se da en los casos de los ministros Hernán Larraín (Justicia) y María José Zaldívar (Trabajo), quienes percibirán rentas menores a los subsecretarios de sus respectivas carteras.

Asimismo, en Hacienda son varios los cargos que quedarán con un sueldo mayor al titular del ministerio, Ignacio Briones. Además del subsecretario José Francisco Moreno -quien, según su última remuneración bruta y aplicado el 10% de rebaja, ganaría cerca de 760.000 pesos más que Briones- también el jefe de gabinete de Moreno, Cristóbal Peña, percibirá cerca de 300 mil pesos más que el jefe de las arcas fiscales.

Advertencia de parlamentarios

El asunto levantó alarmas en algunos sectores del Congreso, donde varios advirtieron que es, a lo menos, llamativo que un subordinado termine ganando más que su superior.

“Me parece preocupante que en algunos ministerios los subsecretarios ganen más que los ministros, ya que eso cambia la Escala Única de remuneraciones”, dijo el diputado Juan Antonio Coloma (UDI), quien agregó que espera que el tema sea “corregido” por la comisión permanente que asumirá la fijación de las remuneraciones, probablemente, en cuatro años más. “En caso que eso no ocurra, tendrá que ser corregido por ley”, señaló.

En la misma línea, se mostró el presidente de la Comisión de Constitución de la Cámara Baja, Matías Walker (DC). “Valoro que se haya concretado esta rebaja de la dieta parlamentaria, de los sueldos de los ministros, pero efectivamente hubiese sido deseable, y así lo propusimos algunos durante el trámite del proyecto, que la rebaja fuera para todos los altos cargos por igual. Efectivamente van a haber asesores que van a ganar más que los ministros o subsecretarios que van a ganar más”, sostuvo.

Desde el CADP, en tanto, la consejera Bettina Horst explicó en entrevista con La Tercera que esta diferencia, “por las restricciones que había en la determinación de las remuneraciones de las altas autoridades, era un mal menor. Se debe desvincular la renta de los ministros de la de los parlamentarios y con ello definir las rentas de acuerdo a las complejidades de cada uno de los cargos. Cuando ello sea así, el Ministro debiera ganar más que el subsecretario. Pero ello no era posible en esta rebaja transitoria encargada al consejo de la ADP”.

Ejemplos (sueldos brutos)
Ministerio del Interior

Ministro Gonzalo Blumel: $7.012.390

Subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli: $7.742.659

Subsecretaria de Prevención del delito, Katherine Martorell: $7.742.659

Ministerio Secretaria General de Gobierno

Ministra Karla Rubilar: $7.012.390

Subsecretario de Segegob, Eduardo Hantelmann: $7.772.084

Director de la Secretaría de Comunicaciones, Christian Rendic: $8.202.026

Director de la División de Administración y Finanzas, Christian Shalper: $8.217.765

Ministerio Secretaría General de la Presidencia

*Ministro Claudio Alvarado: $7.012.390

Subsecretario de Segpres, Juan José Ossa: $7.742.658

Ministerio de Hacienda

Ministro Ignacio Briones: $7.012.390

Subsecretario de Hacienda, José Francisco Moreno: $7.772.084

* (Sueldo en base al anterior ministro Felipe Ward)