El jueves en la mañana G.V.C caminaba por las calles de Curicó. En la intersección de Prat con O´Higgins, efectivos de Carabineros y el Ejército lo pararon. Lo miraron. Se dieron cuenta que no era un militar a pesar de usar vestimentas de la institución. También tenía puestas insignias originales. Al identificarse se dieron cuenta además que estaba incumpliendo la cuarentena decretada en esa ciudad del Maule.

Y lo formalizaron- de acuerdo a lo informado por En Estrado– determinando que el imputado deberá cumplir arresto domiciliario nocturno tras ser formalizado por el Ministerio Público de la ciudad. Le formularon cargos por el delito consumado de uso sin autorización de uniforme e insignias el Ejército (artículo 333 del Código de Justicia Militar) y poner en peligro la salud pública (artículo 318 del Código Penal).

En la audiencia de formalización de la investigación, según un comunicado del Poder Judicial, el magistrado Jorge Valenzuela Navarro fijó en 60 días el plazo de investigación.

Así, el imputado se transforma en uno más de los indagados bajo la nueva ley que endurece las penas por quebrar las medidas de aislamiento.

Deja un comentario