Un hombre que estaba con George Floyd la noche del lunes 25 de mayo cuando fue asesinado en Minneapolis por el policía Derek Chauvin dijo que su amigo no opuso resistencia al arresto y que, por el contrario, trató de distender la situación antes de que lo esposaran, lo arrojaran al suelo y el agente pusiera una rodilla sobre su cuello por casi nueve minutos, presionándolo contra el suelo.

Maurice Lester Hall, un viejo conocido de George Floyd, iba de pasajero en el auto de éste cuando la policía se les acercó tras recibir una denuncia sobre el intento de alguien de pagar con un billete falso en una tienda. Y le contó al diario New York Times que el afroamericano muerto no se resistía.

“Lo escuché suplicar ‘por favor, oficial, ¿por qué todo esto?’”, señaló Maurice Lester Hall, un testigo clave en la investigación a los cuatro agentes que detuvieron a George Floyd, quienes por esa acción desataron multitudinarias protestas en todo Estados Unidos que han complicado al presidente Donald Trump.

Derek Chauvin, el policía blanco que siguió apretándole el cuello con la rodilla después de que George Floyd quedó inmóvil, está acusado de homicidio simple y homicidio involuntario. Los otros tres están acusados de complicidad y todos fueron despedidos de sus trabajos.

Una mujer también estaba en el auto, pero Maurice Lester Hall declaró que no sabía su nombre.

El testigo añadió al programa periodístico “Good Morning America” que la situación escaló rápidamente, pues la policía aferró a George Floyd, lo arrojó al interior de una patrulla, luego lo sacó y “saltaron sobre su nuca”. Precisó que se llevaron al arrestado en una ambulancia y que él no se enteró de su muerte hasta el día siguiente, cuando vio el video tomado por un transeúnte y publicado en Facebook.

“En ese momento George (Floyd) lloraba y pedía ayuda a cualquiera porque estaba muriendo… Siempre voy a recordar el miedo que vi en su cara, porque era muy buena persona. Eso es lo que veo, un hombre ya grande que llora antes de morir”, puntualizó Maurice Lester Hall al New York Times.

El gobernador de Minnesota, Tim Walz, y el departamento estatal de Derechos Humanos han ordenado una investigación del departamento de policía de Minneapolis para determinar cómo resolver la discriminación racial y efectuar cambios.

 

Anuncios