“Vamos a anunciar algunas medidas extraordinariamente duras”. Esas fueron las palabras del ministro de Salud, Jaime Mañalich, antes de informar las nuevas restricciones que se impondrán -a partir del viernes a las 22:00- en respuesta al aumento de los casos de coronavirus y luego de que se registra una cifra récord de nuevos contagios en las últimas 24 horas.

En primer lugar, el titular de Salud comunicó que la cuarentena obligatoria -originalmente decretada para las personas mayores de 80 años- ahora aplicará para todos los adultos mayores de 75. Esto, sostuvo Mañalich, debido a que “más del 25% de los fallecimientos se registran en personas con más de 75 años”.

Además, se incorporarán Iquique y Alto Hospicio a cuarentena total, es decir, “durante las horas del día, aquellas horas sin toque de queda (el cual se extiende desde las 22:00 hasta las 5:00), las personas pueden salir de sus domicilios sólo con permisos temporales”. Cabe recordar que el gobierno ya había anunciado que no se permitiría solicitar más de siete permisos a la semana.

En la Región de Valparaíso, en tanto, se impondrá un cordón sanitario en la comuna de San Antonio.

En la instancia, el ministro de Salud anunció que se implementará el mayor confinamiento desde el inicio de la pandemia: 32 comunas de la provincia de Santiago -la zona urbana-, incorporando también a San Bernardo, Buin, Puente Alto, Padre Hurtado, Lampa y Colina. La medida se mantendrá “por lo menos hasta el viernes de la próxima semana”.

Alrededor de estas comunas, se aplicará una aduana sanitaria con el fin de «limitar aquellas salidas que no tienen que ver con la provisión de alimentos o trabajo, de ciudadanos de las comunas en cuarentena hacia otros lugares”.

Por otro lado, la autoridad sanitaria informó que la zona urbana de Arica, además de Angol y Victoria (Región de La Araucanía) saldrán del aislamiento obligatorio.

“Termino diciendo que estas medidas son absolutamente necesarias, son dolorosas y pueden ser terribles, pero nos asiste el convencimiento de que las medidas deben ser tomadas para limitar el riesgo de que más personas deban ser hospitalizadas, para limitar el riesgo de muerte y limitar que este gran foco de enfermedad en el que se ha transformado Santiago, signifique una diseminación de la enfermedad a otros lugares”, sostuvo Mañalich.

Agregando, por último, que “la batalla por Santiago es la batalla crucial en la guerra contra el coronavirus”.

Anuncios