“Ausencia de datos en Chile sobre Covid-19: Una situación que nos debe preocupar”. Ése es el título de la publicación hecha esta tarde en su sitio web por el Instituto Milenio Fundamentos de los Datos (IMFD), una de las entidades más relevantes del sector académico que integra la Mesa de Datos del coronavirus impulsada por el Ministerio de Ciencias, informando del congelamiento de su participación en la instancia con fuertes críticas al rol del gobierno -y en particular del Ministerio de Salud- en la disponibilización de información.

“La falta, hasta ahora, de información abierta de datos de salud que permitan hacer el trabajo comprometido, ha hecho que el IMFD decida congelar su participación en la Mesa de Datos, al menos hasta que dicha iniciativa cuente con la información requerida para que la ciencia pueda realizar su labor”, manifiesta la publicación del instituto, albergado en la Universidad de Chile y la Pontificia Universidad Católica y con presencia en varias universidades del país, y que reúne con enfoque multidisciplinario a “expertos en ciencia de la computación, estadística, ciencia política y comunicaciones”, según reseña en su sitio web.

El texto oficial además vincula a otro artículo: una publicación hecha en la plataforma Medium por siete de los principales investigadores de la entidad -entre ellos, su director, Marcelo Arenas, y su director alterno, Pablo Barceló-, donde ahondan en los cuestionamientos y señalan que incluso la institución disponibilizó una herramienta que permitiría analizar los datos de los casos de Covid-19 de forma anónima, lo que ha sido uno de los temas más relevantes levantados por el Minsal para mantener el resguardo de la información.

“La Mesa de Datos Covid-19 identificó la necesidad de contar con una herramienta que permitiera anonimizar de manera automática los datos sensibles sobre pacientes y casos sospechosos de Covid-19. Este sistema fue desarrollado por el Instituto Milenio Fundamentos de los Datos, y actualmente se encuentra disponible para ser utilizado por la autoridad sanitaria, sólo requiriendo para ello contar en forma periódica con información proveniente de los datos epidemiológicos del sistema de salud”, dice la publicación de los académicos en Medium.

Luego, la crítica apunta a las autoridades sanitarias del país. “Pareciera ser que la repercusión política que podría generar el hacer ciertos procesos auditables por la ciudadanía,se antepone al objetivo fundamental de enfrentar la pandemia con las mejores herramientas de las que disponemos, llevándonos a tener a científicos, expertos y la ciudadanía sin poder contar con datos importantes. Y esto es un problema que va más allá de la autoridad sanitaria, creemos que está arraigado en nuestra falta de cultura de datos abiertos”.

Más aún, al detallar diversos trabajos que han surgido durante la pandemia, se plantea que “estas iniciativas, entre las cuales se encuentra la Mesa de Datos, han trabajado rápidamente en soluciones técnicas; pero hoy están a la espera de que exista la voluntad política de abrir la información del Ministerio de Salud”.

“Nos parece urgente que el Ministerio de Salud dé acceso desagregado y anonimizado a los datos sobre pacientes, sospechosos y descartados de estar contagiados por Covid-19, y a los datos sobre personas testeadas, positivos y negativos”, plantean los académicos del IMFD en su publicación.

La Mesa de Datos fue una instancia surgida en marzo a partir de las gestiones del ministerio de Ciencias, que encabeza Andrés Couve, con el fin de disponibilizar “información para investigación científica y clínica”, según se señala en su sitio web. Pero varias organizaciones que integran la instancia ya habían expresado su preocupación en las últimas semanas sobre lo que consideran como la ausencia de información relevante para el estudio de la pandemia y sus efectos en Chile.

Deja un comentario