Estados Unidos se posicionó este jueves (26.03.2020) como el país con más contagios del mundo al alcanzar 85.000 casos confirmados de coronavirus, superando a China -que reporta 81.000- y a Italia con 80.000.

Las muertes por COVID-19 en Estados Unidos rozan los 1.300 tras el fallecimiento de al menos 266 personas el miércoles, unos números que todavía le sitúan poco detrás de Italia, España, China, Irán y Francia en cuanto a muertes se refiere.

Prácticamente controlada en una parte de Asia y aún en avance en Europa, la pandemia del coronavirus golpea con fuerza a Estados Unidos y amenaza la economía mundial, una afrenta que los líderes de las grandes potencias tratan de combatir con inyecciones de dinero astronómicas, siendo el estado de Nueva York su gran foco con casi 39.000 positivos.

Los hospitales de Nueva York comienzan a estar desbordados y con importantes carencias de equipamiento, según los testimonios de profesionales de la salud. Ante un escenario que algunos describen como “apocalíptico”, un buque hospital de la Armada de Estados Unidos con capacidad para 1.000 pacientes llegará el 30 de marzo al puerto de Nueva York “cargado hasta arriba”, según dijo el presidente Donald Trump, de suministros médicos.

“En casi todos los escenarios realistas, vamos a llegar a una sobrecarga de capacidad del sistema sanitario”, reconoció el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo. Al estado de Nueva York y sus 39.000 positivos, le siguen de lejos el vecino Nueva Jersey con 6.900, California con 4.000, el estado de Washington (3.200), Michigan (2.850) e Illinois (2.500).

En tanto, la tramitación en el Congreso del mayor paquete de estímulo de la historia del país -con 2,2 billones de dólares- hizo que el Dow Jones de Industriales, el principal indicador de Wall Street, subiese este jueves un 6,38 por ciento y recuperase un 20 por ciento en solo tres días tras varias jornadas catastróficas.

Tras la aprobación del paquete por unanimidad en el Senado, está previsto que la Cámara de Representante haga mañana lo propio y que Trump lo ratifique de inmediato para que el dinero empiece a fluir en empresas, individuos y hospitales.

Deja un comentario