En medio del voraz incendio que lleva consumidas más de 11 mil hectáreas en la zona precordillerana de Molina, el Presidente Sebastián Piñera visitó los sectores rurales de Potrero Grande y Radal para entrevistarse con los lugareños y las autoridades.
Fue ahí cuando la alcaldesa Priscilla Castillo le pidió al Mandatario enviar mayores recursos para combatir el siniestro, especialmente en lo que respecta a helicópteros Chinook para evitar que las llamas alcancen las zonas pobladas o ingresen al Parque Nacional Radal Siete Tazas.
De igual manera, la jefa edilicia deslizó ante el Presidente una crítica por la tardía alerta roja decretada por Conaf cuando comenzó el fuego.

Junto con manifestar su preocupación por sectores como El Toro, la alcaldesa Priscilla Castillo solicitó directamente a Sebastián Piñera que decrete a Molina como zona de catástrofe, ya que ello permitiría inyectar mayores recursos para reactivar una zona que se nutre principalmente del turismo sustentable.
Sin embargo, la respuesta del Jefe de Estado fue que esta situación se está evaluando y que, hasta el momento, ya hay fondos contemplados para la comuna.

Tras la visita del Presidente de la República, los lugareños y la alcaldesa insistieron en la necesidad de declarar a Molina como zona de catástrofe y de intensificar los trabajos que, hasta el momento, no han logrado extinguir por completo las llamas en la zona precordillerana.

Deja un comentario