El Centro Nacional de Estudios Migratorios entrevistó a extranjeros para recoger su percepción sobre las movilizaciones que se viven el en país desde octubre pasado.
 
Extranjeros que llevan más de seis meses viviendo en Chile fueron entrevistados por el Centro Nacional de Estudios Migratorios de la Universidad de Talca, para conocer la percepción de los inmigrantes con respecto al conflicto social que se vive en el país desde octubre del año pasado.
Del estudio “Inmigrantes y conflicto social en Chile” se desprende que el 53% de los inmigrantes consultados pretende permanecer en Chile. Además, que el 68% no habría elegido Chile para vivir si las movilizaciones hubiesen comenzado antes de que ellos llegaran al país.
La investigación consideró un universo de 623 extranjeros y las entrevistas fueron realizadas cara a cara principalmente a venezolanos, peruanos, colombianos y haitianos que residen en la Región Metropolitana.
El 47% manifestó estar de acuerdo con el movimiento social, mientras que la mayoría, un 77%, consideró que las movilizaciones y protestas se han llevado a cabo de manera violenta y el 18% las considera pacíficas. Además, el 92% piensa que se han cometido violaciones a los Derechos Humanos.
Sobre las demandas, gran parte de los entrevistados manifestó que salud, pensiones, educación y pobreza son las más relevantes, coincidiendo con las de los chilenos. “Para ellos, lo inmediato es el tema laboral que tiene que ver con la pobreza, ya que la mayoría no vive en las mejores condiciones. A esto se agrega salud y educación, sobre todo por los niños», explica el director Centro Nacional de Estudios Migratorios, Medardo Aguirre.
El estudio realizado entre diciembre y enero dio cuenta además del interés de los inmigrantes por el proceso constituyente. El 68% manifestó que si pudiera hacerlo, votaría en el próximo plebiscito por una nueva Constitución; siendo colombianos (75%) y peruanos (76%) los que en mayor medida optarían por esta reforma. «En general están de acuerdo con el cambio en la Carta Fundamental, los que menos están a favor son los venezolanos, pero esto tiene que ver con la experiencia de su país. Los demás, no ven un riesgo mayor en el hecho de cambiar la Constitución”, dice Aguirre.
En cuanto a la percepción del país tras el estallido social, 58% de los participantes dijo que ésta ha cambiado de manera desfavorable. El investigador añade que «las principales razones para venir al país tienen que ver con el empleo y la seguridad social, sin embargo, lo laboral será un problema ya que se espera que las cifras de desempleo ronden el 10 % o más, y eso afecta justamente los sectores en que ellos trabajan: servicios, hotelería y construcción».
Anuncios