Apruebo o rechazo, son las dos opciones que actualmente marcan a distintos partidos políticos en el proceso constituyente. Pero, más allá del plebiscito del próximo 26 de abril -el cual definirá si la ciudadanía está de acuerdo o no en iniciar un proceso constituyente para redactar una nueva Carta Magna- hay quienes se han detenido a reflexionar sobre sus consecuencias y, en especial, si efectivamente esta sería la solución a los problemas que aquejan a la ciudadanía.

En su visita a la Región del Maule, Andrés Velasco, exministro de Hacienda del Gobierno de Michelle Bachelet y líder histórico del Partido Ciudadanos, analizó de manera positiva el rol de una nueva Constitución para ordenar la crisis social que, desde octubre de 2019, se registra en el país. A su vez, en cuanto al mecanismo, consideró que lo más probable es que haya una convención “enteramente elegida”, agregando que espera que se precise la forma en que se garantizará la paridad de género y participación de pueblos originarios.

“Yo creo que el proceso de escribir una nueva Constitución tiene el potencial de ordenar y gobernar este malestar y el desconcierto que nos ha llevado donde estamos. Una Constitución no va a arreglar todos los problemas de Chile, pero el proceso de escribir una Constitución nos da, al menos, la oportunidad de conversar y dirimir pacíficamente nuestras desavenencias. Y eso me parece positivo”, dijo Velasco.

En esa misma línea, agregó que “hay que permitir -y esto es absolutamente clave- que las deliberaciones de esa convención ocurran en paz. Lo que sería terrible es que, cada vez que a alguien no le guste lo que se resolvió, ese grupo salga a la calle a quemar iglesias o quemar buses, porque lo que la convención votó no es del gusto de fulano o zutano. Así no es la democracia. Vamos a votar para elegir una convención y esos constituyentes, a su vez, tendrán que votar para decidir lo que se hace”.

OTRA MIRADA

A través de una declaración pública, el martes la bancada de senadores de Renovación Nacional decidieron respaldar la opción “rechazo” a una nueva Carta Magna. El motivo que expusieron es que el proceso no debería ser una hoja en blanco. La misiva fue firmada por los senadores de la región, Rodrigo Galilea y Juan Castro, aunque éste último no pudo asistir al anuncio que tuvo lugar en Valparaíso.

Ahora, por vía escrita, profundizó en el tema con Diario El Centro. “Creo el proceso no es el correcto, no es seguro, traerá inestabilidad al país, y no es verdaderamente democrático. Partir de cero es desechar todo lo que se ha construido y tirar por la borda años de trabajo. Es cierto que podemos mejorar la Constitución, eso nadie lo discute, pero empezar de una hoja en blanco es un tremendo error. Además, no puede ser que las barricadas, los saqueos, los incendios a la propiedad y el vandalismo se hayan tomado el país. El tema de PSU creo que es inaceptable, pues no puede ser que un grupo de personas pasen a llevar los derechos de jóvenes que sí quieren salir adelante y ganarle a la vida”, precisó el senador Castro.

Añadió que “nadie ha dicho que la Constitución no debe tener cambios, lo que creemos es que el proceso no es el adecuado. No podemos partir de cero, pues Chile ha avanzado mucho y sería perder un trabajo de años. Hagámosle cambios a la Constitución, pero en un proceso que asegure estabilidad y que no deje el futuro de Chile en jaque, no partir desde una hoja en blanco, sino que mejorar lo hay en un proceso democrático y verdaderamente representativo”.