Mejorar la calidad de la educación pública, tanto a nivel académico como en el ambiente escolar es el principal propósito planteado para el próximo año escolar desde el Departamento de Administración de la Educación Municipal (DAEM) Talca.

Lo resumió de esa manera el jefe interino de dicha dependencia, Rafael Marín, en una entrevista donde especifica las áreas más relevantes del Plan Anual de Desarrollo de la Educación Municipal (Padem) y la preocupación por la fuga de matrículas de las instituciones municipales.

¿Cuáles son los retos para esta gestión?

“El señor alcalde nos ha encomendado una labor muy específica: tiene que ver con el Padem de Talca, que es una de las comunas más grandes en términos de administración municipal, en la región y el país. Estamos hablando de cerca de 4 mil funcionarios y 23 mil alumnos, lo que genera un trabajo interesante al interior de los establecimientos educacionales. Durante el año se trabaja este plan, que es el instrumento técnico más importante, el cual fue aprobado por el Concejo Municipal y por el alcalde para ejecutar el próximo año.

Por encargo de la autoridad comunal todos los objetivos que están en este plan deben ser desarrollados. Por ejemplo, dentro de los temas más importantes está la promoción y desarrollo de la autonomía y participación de las comunidades escolares y la vinculación de la familia en el proceso educativo.

La visión es procurar que el DAEM brinde la mayor cobertura y calidad educativa a todos nuestros estudiantes”.

¿Cuáles son los problemas que se pretenden solventar a través del Padem?

“El más fundamental tiene que ver con la calidad de la educación. Nosotros vamos apuntar a través de este trabajo hacia mejorar los índices en todos los aspectos. No solamente tiene que ver con rendimiento académico sino también con convivencia escolar.

Nosotros creemos que es importantísimo mejorar la convivencia escolar en cada uno de los establecimientos y para ello vamos a tener una reunión con los directores los próximos días con la finalidad de profundizar en los objetivos del Padem y tratar de mejorar especialmente en la convivencia y cómo hacer más agradable los establecimientos educacionales, en términos de buenas relaciones entre el personal con los alumnos y con padres y apoderados.

Creemos que, si logramos mejorar la convivencia escolar, vamos a tener más alumnos en los establecimientos y vamos a tener la posibilidad de generar un mayor compromiso”.

¿Incluye el Padem mejorías en infraestructura?

“Tenemos un departamento que está potenciando cada uno de los establecimientos en las falencias que pudieran tener.

Empecé a recorrer algunos establecimientos y con la arquitecto de este departamento vamos a presentar algunos proyectos donde creamos que es necesario, a través de distintas fuentes de financiamiento. Vamos a abordar por todos lados las mejoras en la calidad, porque no solo tiene que ver con buenos rendimientos académicos, sino con el lugar donde están los alumnos”.

A partir de los últimos resultados del Simce en la región ¿Qué se va a hacer para mejorar o están considerando otras evaluaciones?

“Dentro del Padem tenemos un plan lector. El señor alcalde me dijo que una de las cosas que le interesa del Padem es que funcione el plan lector en los establecimientos y, seguramente, va dirigido a aquellos que no han tenido tan buenos resultados, pero también tenemos establecimientos que han rendido bastante bien. Nosotros vamos a apuntar a eso, otorgando todas las posibilidades para que los profesores puedan desarrollar de buena forma su labor”.

Por datos aportados por el Daem se notó una baja en la matrícula en los establecimientos públicos por estudiantes que se trasladaban a la colegios particulares o subvencionados ¿Se espera que eso siga sucediendo? ¿Cómo se espera revertir?

“En este minuto debemos tener unos 23 mil estudiantes. La información que me entregan es que la baja de matrícula viene en forma sostenida entre el 0,5% y 1% cada año. Dentro de las medidas que creemos que son muy importantes es un trabajo con padres y apoderados.

No podemos darnos el lujo de una educación pública que se nos estén escapando nuestros alumnos. Tenemos que demostrar que somos capaces de mantener a nuestros estudiantes en las escuelas municipales. Lo vamos a lograr haciendo los establecimientos un poco más atractivos. El compromiso de los directores y el personal existe.

El compromiso de los padres y apoderados tenemos que buscarlo. Las familias buscan calidad, seguridad y pertinencia de la calidad con respecto a lo que quieren ser en un futuro. Si no damos eso, se nos van a ir a los colegios subvencionados o particulares”.

Anuncios