Continúa la recopilación de antecedentes ante el trágico accidente que ocurrió hace más de un mes en San Francisco de Mostazal, donde murieron seis personas y más de 40 resultaron heridas, producto del volcamiento de un bus a la altura del kilómetro 60 de la Ruta 5 Sur.

Daniel Guajardo, mecánico de Línea Azul, la cuestionada empresa a la que se adjudica la responsabilidad de los hechos al ser descubiertas varias irregularidades tras el mismo, aseguró que se le pidió un cambio de patente al bus siniestrado.

El responsable de la reparación y mantención de las máquinas, está formalizado y con arresto domiciliario, según informó El Mercurio. Guajardo apuntó la responsabilidad a su jefe y dueño de la empresa Marcelo Hernández Sandoval, quien enfrenta cargos por el accidente y está en prisión preventiva.
“Hace seis años aproximadamente llegó al taller un bus marca Volvo modelo D12R, carrocería de dos pisos con la patente BYXL-64. Al hacerle una evaluación esa máquina quedó sin uso por los costos muy altos de reparación, con el tiempo se le han ido ocupando piezas para otros buses”, explicó el mecánico en su declaración ante Fiscalía.

Según el mecánico, su jefe le pidió realizar un cambio de patente desde el bus en desuso hacia una máquina que tenía orden de embargo, la misma que protagonizó el accidente de San Francisco de Mostazal.

El mecánico aseguró en su declaración no haber accedido a realizar la tarea, sin embargo, explicó que “mi jefe le había dicho a un pintor de nombre Miguel Pérez Fuentes, el cual ya no trabaja en la empresa, para que hiciera el cambio”.

Cuestionamientos desde la defensa de Hernández
Desde la defensa, el abogado de Hernández, Juan Carlos Martínez, presentó la inquietud de precisar quién conducía el bus siniestrado al momento del accidente, por lo que se solicitó una copia del registro de Cámaras de Seguridad del Peaje Angostura.

“Resulta al menos curioso que quien resultada fallecido fuera el acompañante del conductor Aedo Recabal, el Sr. Larenas, y que el conductor al volante sufriera solo lesiones menores”, se menciona en el documento.

El abogado requirió que se establezca la existencia de factores externos a los que se pudiera atribuir el accidente, como que quien conducía cuando ocurrió la tragedia haya sido alguien externo a la empresa.

Se pidió al fiscal de Graneros, Pablo Muñoz, que se cite a declarar al auxiliar Jaime Herrera para que “diga si la persona que era el acompañante en cabina que resultó fallecido era un exempleado de Línea Azul, que fue retirada desde la zona del volante del bus accidentando”.

La Fiscalía resolvió no acoger ambas solicitudes por considerar que no tenían relación con el accidente, sin embargo, se insistió mediante una reposición que se investiguen esas aristas de los hechos.