Marcelo Navarro ingresó muy joven a la empresa y estuvo 19 años prestando servicios en
la extinta firma curicana Pastas Suazo. Reconoce que el cierre de la planta fue difícil,
llegando incluso a una depresión que lo mantuvo al borde del abismo al no poder generar
ni obtener ingresos.
Similar situación vivió Celia Labra, quien trabajó durante una década para la familiar
productora de fideos y tallarines, debiendo pensar en nuevos horizontes laborales tras la
quiebra para obtener el sustento que diera seguridad a sus hijos y núcleo familiar.
Afortunadamente para ambos, y 18 ex operarios más de la cerrada compañía, el Gobierno
a través del FOSIS les tendió una mano y en tiempo record los capacitó y entregó recursos
para reconvertirse laboralmente e iniciar su propio camino de manera independiente, con
lo cual los temores, malos ratos, desilusiones y el flagelo de la cesantía fueron quedando
rápidamente atrás.
La ceremonia de cierre y certificación del Programa “Yo Emprendo – Reconversión” se
desarrolló en la Gobernación Provincial de Curicó, estando encabezada por el Seremi de
Desarrollo Social y Familia, Juan Eduardo Prieto, y el Director Regional del FOSIS, Alejandro
Muñoz, contando con presencia de la Senadora Ximena Rincón, la Consejera Regional,
Cristina Bravo, el Alcalde de Curicó, Javier Muñoz, y la Jefa de Gabinete de la Gobernación,
Margarita Landeta.
“Fue un proceso difícil pero con excelentes resultados. El Intendente Milad lideró las
gestiones y finalmente pudimos ir en apoyo no sólo de 20 ex operarios de Pastas Suazo,
sino que de otros 80 trabajadores más que pertenecieron a Iansa y a la cajonera Edelma
que vivieron en carne propia la cesantía tras el cierre de estas empresas. Cada uno recibió
conocimientos y 500 mil pesos para comprar lo que fuese necesario a fin de concretar su
nuevo negocio”, explicó el Director Regional del FOSIS, Alejandro Muñoz.
“Por eso estamos muy contentos, cerrando parte de un gran proceso que esperemos no
culmine acá ya que estos usuarios podrán optar posteriormente a nuevas líneas de
financiamiento del FOSIS u otros organismos para seguir creciendo. El Gobierno
respondió, las autoridades regionales también lo hicimos y hoy vemos con orgullo cómo
estos beneficiarios se reconvierten con éxito”, añadió el Seremi Prieto.

Marcelo Navarro hoy se dedica a trabajar en fierros y cerrajería, “siendo un gusto y un
agrado poder tener toda la maquinaria para seguir adelante. Todo fue muy bueno y nada
más que agradecer la pronta ayuda del FOSIS”, aseguró.
En tanto, Celia Labra pudo establecer su servicio de belleza con el cual “me ha ido bien,
me da tiempo para cuidar a mis hijos, me da ingresos y la posibilidad de trabajar desde mi
casa. Al principio no creí en este proyecto pero de verdad que se pasaron, así es que nada
más que gracias al FOSIS”.