Con la clase magistral “Revolución Microeconómica”, el ministro Economía, Fomento y Turismo, José Ramón Valente, junto al rector Álvaro Rojas y autoridades locales y académicas, iniciaron el Año Académico de la Escuela de Graduados.

 

La unidad cuenta con alrededor de 1.100 estudiantes haciendo doctorados, magister y especialidades odontológicas. “Esto genera un gran aporte porque es formación de capital humano avanzando para la Región y el país en distintas áreas”, afirmó Arcadio Cerda, director de la Escuela de Graduados.

 

Port su parte, el secretario de Estado manifestó que “el gobierno ha dado un paso enorme al poner en práctica el Ministerio de Ciencias, Tecnología, Conocimiento e Innovación, cuya labor es poder enlazar la investigación que se hace en las universidades con la industria y obviamente con el ministerio de Economía. Lo que queremos es producir una conjunción de intereses muchísimos más grande  entre la investigación básica que se hace a nivel de universidades y las aplicaciones prácticas que pudieran llegar a la industria y en definitiva a los ciudadanos”.

 

En su exposición, en el auditórium de la Facultad de Economía y Negocios de la UTALCA, el timonel de Economía señaló que “como gobierno queremos que esta economía de mercado, capitalista, sea también una economía ciudadana y para eso tenemos que abrir mercados, hacerlos inclusivos, no podemos tener privilegios para algunas empresas o ciudadanos. En eso consiste, básicamente, la revolución microeconómica, sirve, básicamente, para hacer los mercados más competitivos, más desafiables, que no hayan empresas que se sientan cómodas en sus mercados, sino que hayan empresas que se sientan incomodas porque pueden haber emprendedores  jóvenes que los puedan desafiar y eventualmente quitarles ese mercado”.

 

Agregó que es necesario “abrir la cancha” para que surjan nuevas ideas empresariales,  ingresen nuevos actores y crezcan las pymes para lo cual también es necesario reducir la burocracia y modernizar el Estado. “Todos los países, pero particularmente Chile, requieren siempre estar revisando sus regulaciones de tal manera que no sea la propia regulación la que le garantice un mercado a una empresa o a una industria”, subrayó Ramón Valente.

 

Por su parte, el rector de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas, indicó que “fue una charla muy dinámica y amena, que hace converger las miradas respecto al desarrollo del país y caminos que buscan seguir venciendo esa trampa del ingreso medio que dificultad, muchas veces, a los países salir de un estado expectante de desarrollo y concretarlo”. ​