Líderes y dirigentes vecinales adquirieron gratuitamente una serie de conocimientos y técnicas en materias como preparación ante desastres, prevención y control de incendios, atención pre hospitalaria, búsqueda y rescate superficial, además de apoyo psicológico, entre otras materias

 

En el apartado sector rural de “Las Lomas”, en la comuna de San Clemente, se realizó una capacitación impartida gratuitamente por la ONEMI Región del Maule, denominada “Equipo Comunitario de Respuesta a Emergencias”, organizada por el Programa “Más Territorio” que el FOSIS ejecuta desde el año pasado en favor de la comunidad local y sus alrededores.

La actividad tuvo lugar en la Escuela Enrique Correa Guzmán de “Las Lomas”, extendiéndose por casi 9 horas y estando encabezada por el Director Regional del FOSIS, Alejandro Muñoz, y su par de ONEMI, Carlos Bernales.

Este último explicó que dicha capacitación “instala capacidades en el nivel local y prepara a la comunidad para enfrentar los primeros momentos ante un desastre. Así certificamos a 40 habitantes de esta localidad, en temas como preparación ante catástrofes, prevención y control de incendios, atención pre hospitalaria en escenarios de desastres, búsqueda y rescate superficial, apoyo psicológico, finalizando con un simulacro que sirvió para que los participantes pudieran poner en práctica todos los conocimientos adquiridos”.

A través de su Programa “Más Territorio”, el FOSIS busca mejorar la calidad de vida de los habitantes, barrios y localidades más vulnerables, estableciendo un trabajo colaborativo y permanente entre quienes viven​ en un territorio determinado, incorporando además a empresas y organismos públicos interesados en fomentar el desarrollo local.

Tal metodología se aplica desde el año pasado en las localidades rurales de Las Lomas y Picazo, al oriente de San Clemente, cuyos territorios están compuestos por 10 organizaciones comunitarias y una población que supera los 500 habitantes, propendiendo a “disminuir la desigualdad desde una perspectiva en la que no sólo el dinero determina una buena calidad de vida, sino que también el acceso a la salud, a una educación de calidad y a una vivienda digna, con iguales oportunidades para todos y todas”, explica Alejandro Muñoz.

Para ello dispone de 20 millones de pesos que podrán financiar de una a tres iniciativas en las dimensiones física, ambiental, económica, urbanística y seguridad, entre otras, priorizando un proceso de inserción basado en el diálogo comunitario y la planificación participativa de los vecinos para el uso de los recursos.