Los cinco últimos comandantes en jefes del Ejército prestarán declaración en la investigación por el presunto fraude a través del Fondo de Ayuda Mutua de la institución en una unidad de Coyhaique, región de Aysén.

Ayer declaró la actual máxima autoridad castrense, el general Ricardo Martínez, en calidad de testigo, ante el fiscal Carlos Palma.
Al respecto, el Gobierno advirtió que el nuevo alto mando del Ejército no puede estar integrado por oficiales involucrados en irregularidades, pero reconoció que están impedidos de chequear a cabalidad los nombres.

Comandante en declaración
La diligencia que involucraba al actual comandante en jefe del Ejército, por su declaración en este nuevo posible caso de fraude en Coyhaique, no fue informada por Fiscalía ni la misma institución militar.

Desde La Moneda llegó la confirmación pasado el mediodía, donde se detalló que el general Martínez avisó al Ministerio de Defensa de su comparecencia en calidad de testigo ante el fiscal regional de Aysén, Carlos Palma, quien indaga presuntos contratos a honorarios y comisiones de servicios falsas para subsanar al Fondo de Ayuda Mutua del Ejército, entre 2006 y 2016.
Las irregularidades las detectó la Contraloría que cifró en 180 millones de pesos la defraudación. Sin embargo, el Ministerio Público indaga operaciones por un total de 2 mil 900 millones.

Por el hermetismo tanto, en el Ministerio Público como en el Ejército frente al interrogatorio, fue el ministro del Interior, Andrés Chadwick, quien confirmó la diligencia.

Manifestó que, de ser efectivas las irregularidades, son condenables y habló de acción delictual en este caso. Además, llamó a los fiscales a investigar a todos los presuntos responsables, sin distinción de rango o cargo.
En tanto, el fiscal Palma ha realizado una serie de diligencias en Santiago. El miércoles interrogó en dependencias de la PDI al ex comandante en jefe del Ejército, el general Juan Emilio Cheyre, como testigo.
Por la tarde, el ministro de defensa, Alberto Espina, reveló que además de Martínez y Cheyre, van a prestar declaración los ex comandantes en jefe, los generales retirados, Óscar Izurieta, Juan Miguel Fuente Alba y Humberto Oviedo.

Sobre el alto mando 2019, que sería presentado al Gobierno el 8 de noviembre, el secretario de Estado advirtió que en la lista, que debe confirmar el presidente Sebastián Piñera, no puede haber oficiales involucrados en irregularidades ni ilícitos.

Sin embargo, reconoció que está impedido de chequear a cabalidad los nombres, es decir, que debe confiar en gran parte en lo que el general Martínez le proponga.
El fiscal Palma, además, interrogó el miércoles, como presuntos imputados de fraude fiscal, a los generales retirados Rodrigo Díaz y Fernando Santelices, quienes enfrentan una querella del Consejo de Defensa del Estado.

Finalmente, el persecutor no descartó citar a autoridades políticas de la época investigada, particularmente, ex ministros de Defensa.