La Fiscalía dictó acusación contra 22 personas y cuatro empresas por el caso de financiamiento ilegal de la política protagonizado por el holding Penta, cuyos dueños accedieron a una salida alternativaal juicio oral, proponiendo además al presidente Sebastián Piñera como testigo.

Precisamente entre los acusados aparecen las esposas de los empresarios, Carlos Alberto Délano y Carlos Eugenio Lavín, quienes gozan del beneficio de la libertad vigilada.

Se trata de María de la Luz Chadwick y Verónica Méndez, quienes enfrentan cargos por delitos tributarios y cuyas penas -según la Fiscalía- podrían llegar a los 4 años de presidio.

Esta acusación del fiscal Manuel Guerra es distinta a la presentada en marzo pasado por los fiscales Carlos Gajardo y Pablo Norambuena, donde se pidió condenas de hasta diez años de cárcel para Délano y Lavín.

Uno de los abogados querellantes en esta causa, Mauricio Daza, acusó al fiscal Guerra de desmantelar el denominado Caso Penta.

En el listado también de acusados aparece también el exadministrador electoral del presidente Sebastián Piñera, Santiago Valdés, y los excandidatos a senadores Laurence Golborne y Pablo Zalaquett.

Para los tres imputados por delitos tributarios, se pide cuatro años de presidio y en el caso de Valdés una multa del 300% del monto de perjuicio fiscal.

El abogado de Zalaquett, Juan Cristobal Bonacic, destacó que aún existen posibilidades de llegar a salidas alternativas como un proceso abreviado.

Entre los testigos para un juicio oral que propone la Fiscalía en la acusación, interpuesta en el Octavo Juzgado de Garantía 24 horas antes del plazo final, aparece el presidente Piñera, para que responda por las operaciones de Bancorp y las actividades de su exgerente, Santiago Valdés.

Deja un comentario