La semana pasada, los padres de la pequeña la llevaron al hospital por un supuesto cuadro de amigdalitis, en Rincón de los Sauces, provincia argentina de Neuquén.

Ya eran dos consultas las que hacían por el cuadro de la menor, pero en la primera no hubo reportes extraños que destacar.

Los padres siguieron consultando con la salud de la niña de 5 años deteriorándose. Fue entonces que en la denominada Clínica y Maternidad, descubrieron mucho más que una infección respiratoria.

Cuando era más que evidente que no se trataba de una crisis respiratoria, los médicos que atendían a la niña, diagnosticaron una peritonitis. Era necesaria entonces una operación para salvarle la vida.

Sin embargo, ya en el quirófano, el cirujano a cargo del procedimiento, descubrió la aberración cometida contra la menor. Presentaba desgarro en sus genitales, con heridas profundas. Fue un brutal abuso que había desencadenado la peritonitis.

La salud de la niña se deterioró tanto, que fue puesta en cuidados intensivos.

La noticia fue seguida por periódicos argentinos, entre estos, el local Minuto Neuquén, donde se informaba que la vida de la menor estaba en riesgo por la brutalidad del ataque sexual que había sufrido.

Para ese entonces, el hospital había dado parte al poder judicial de Neuquén. En medio de la lucha por mantener con vida a la niña, comenzó la indagación e interrogatorio a los padres de la menor, pero la respuesta de la madre, dejó sorprendidos a todos.
“Total mentira”: madre de menor abusada
El pasado fin de semana, la niña salía de riesgo vital y se recuperaba satisfactoriamente, según el informe que entregaban los médicos a su cargo.

Pero las investigaciones apuntaban hacia su seno familiar y la madre, reaccionaba indignada al respecto. “Están hablando cosas que son totalmente mentira de la familia”, decía la indignada mujer, negando tajantemente lo que el diagnóstico médico, previos exámenes ya confirmaba.

Pero, bajo las órdenes de la fiscalía local, elementos del cuerpo de Bomberos de Rincón de los Sauces, ingresaron a la vivienda, luego que se encontrara en el patio de esta un colchón y una toalla con rastros de sangre, que habían tratado de ser quemados días atrás. El fuego es reciente, dijeron los encargados de verificar los objetos.

Los médicos que atendieron a la niña, sin reportar el abuso sexual, fueron puestos bajo investigación para detectar negligencia al diagnosticar o encubrimiento de los hechos.

Todo están en manos de las autoridades en este momento, pero sobre todo en la recuperación de la pequeña, luego de la operación.

Cuando sea prudente, será llevada al poder judicial y sometida a la cámara gesell, para indagar bajo todas las experticias (físicas y psicológicas) quien cometió el abuso en su contra, según revelaron fiscales del caso a medios locales.