Los funcionarios de la Municipalidad de Rengo, celebraron en el patio del edificio consistorial la plantación de un canelo, árbol sagrado mapuche y protector espiritual de este lugar, junto a un árbol pequeño de maqui.

La actividad fue organizada por la oficina de inclusión social y diversidad. La coordinadora, Elsa Hidalgo señaló: “Nos alegramos que hayan acogido esta invitación tan especial. Hoy nos reunimos en este espacio abierto, rodeado de éstos hermosos árboles, para ser partícipes de un momento lleno de significado y trascendencia”.El encuentro estuvo liderado por la comunidad mapuche de Rengo, con su representante Josefina Railaf Curaqueo y el Lonko Francisco Railaf que viajó desde Lautaro para asistir a este encuentro. Es importante destacar que a partir del mes de junio el universo marca el inicio de un nuevo año con el solsticio de invierno. Un nuevo ciclo agro-astronómico comienza y el sol se acerca nuevamente.

Elsa Hidalgo, indicó: “El canelo es por sí solo una manifestación de la Divinidad, o teofanía. La plantación del Foye (canelo), es una ceremonia de orden espiritual, de conexión con la ÑukeMapu (madre tierra), donde se solicita a través de un Llellipun (rogativa), que en el lugar que se planta el árbol, este proteja el espacio y que lleguen bendiciones de toda índole”.

Las ramas de este árbol generalmente salen del tronco de cuatro en cuatro, como una cruz. Cada uno de esos puntos a lo largo del tronco determinará un nivel cósmico o “cielo”, en tanto que las cuatro ramas desplegadas en forma crucial en cada uno de esos niveles indicarán los cuatro caminos o “ramas” que presenta cada uno de los distintos planos en que se desarrollan, así como su proyección sobre la Mapu o Madre Tierra”

Deja un comentario