Las autoridades australianas capturaron un gigantesco cocodrilo de aguas saladas -de 60 años-
que fue hallado en las cercanías de Katherine, en el Territorio Norte de Australia, para evitar que llegara a zonas habitadas.

Tal como recoge el periódico español El País, el reptil mide 4,7 metros de largo y tiene 600 kg de peso, y fue hallado a 60 kilómetros del mencionado pueblo.

Los encargados de su captura debieron sedar al animal para luego atraparlo -junto a otro ejemplar de 2,37 metros- gracias a una trampa instalada por el guardabosque John Burke y su equipo en la zona de Taylor Park.

Finalmente, ambos fueron trasladados hasta una granja de cocodrilos
Cabe señalar que los especialistas habían estado persiguiendo al animal desde hace ocho años, cuando lo avistaron por primera vez. Sin embargo, siempre lograba huir.

“Cada año los cocodrilos de agua matan a un promedio de dos personas y también cada año los guardabosques capturan unos 250 en toda Australia. Solo en este año se han cazado en el Territorio Norte 7, por 13 que fueron atrapados el año anterior”, comentó a CNN Tracey Duldig, directora de Operaciones de Vida Silvestre del Territorio del Norte.

“El promedio de los que cazamos es de 4,2 metros, pero nunca habíamos atrapado uno tan grande”, agregó.
Si bien es es el ejemplar más grande hallado en la región, no es el de mayor tamaño capturado en el país oceánico.

En septiembre de 2017, los expertos cazaron a tiros a un cocodrilo de aguas saladas de 5,2 metros en el río Fitzroy, en Rockhampton (Queensland, Australia).