La Corte de Apelaciones de Santiago condenó al Servicio de Salud Metropolitana Norte a pagar una indemnización de $20 millones por el mal tratamiento entregado a una paciente en el Hospital San José.

En fallo unánime, la duodécima sala del tribunal de alzada argumentó que la condena se debe a una falta de servicio al no detectar una colangitis aguda producto del extravío del historial clínico de la paciente.

Correspondiente a los antecedentes del caso, todo ocurrió en 2012, instancia en que la demandante ingresó al Servicio de Atención Primaria de Urgencia (SAPU) del Centro de Salud Familiar “Cristo Vive”, ubicado en la comuna de Recoleta, oportunidad en que el facultativo de turno del centro planteó como hipótesis diagnóstica una posible pielonefritis aguda.

Al considerar sus antecedentes mórbidos, la fiebre y compromiso de conciencia, la mujer fue derivada al Hospital San José, recinto donde fue hospitalizada en la Unidad de Urgencia.

El documento judicial explica que la primera irregularidad ocurre cuando el médico, tras hacer la ficha de ingreso, solicita en dos oportunidades la ficha de la paciente para conocer la observación clínica anterior. Luego de media hora, la ficha fue declarada “perdida” por un funcionario.

Lo anterior ocurrió a pesar de que la demandante contaba con un historial médico completo en dicho recinto desde 2007.

Una vez realizado el primer diagnóstico en urgencias, fue trasladada a la Unidad de Pre Alta. Fue en ese lugar donde se le diagnosticó pielenefritis.

El documento sostiene que el médico de turno de manera apresurada y sin examinar los resultados de manera cuidadosa, no se advirtió que la paciente estaba desarrollando una infección de foco biliar o colangitis.

El fallo afirmó que la parte demandada “incurrió en falta de servicio en la atención de la paciente”, debido que mientras se encontraba hospitalizada no se le entregó la atención que se debe prestar.

Además, agregó que “se lo anterior, se deriva negligencia médica, como lo estableció el peritaje de autos, de funcionarios que trabajan en el Hospital San José”.

En esa línea, se estableció negligencia del “propio establecimiento con el extravío de las fichas clínicas de la paciente“.