La historia más reciente, con tintes dantescos, es la de 6 hermanitos de entre 2 y 15 años en Jutiapa, Guatemala. Los abusos sexuales eran acompañados de otros castigos físicos, cuando uno de ellos-de tan solo 8 años-decidió defender a sus hermanas, por lo que recibió una golpiza tan grande de su padre, Servelio González Donaldo, quien le ocasionó fracturas en un brazo y una pierna.

Jutiapa es una zona suroriental guatemalteca, donde los vecinos viven a distancias considerables entre casa y casa, algunas hechas de plástico o barro. Muchas veces no se dan cuenta de lo que sucede en el seno de una familia, pero el embarazo de una de las menores, llamó la atención y de sobra.

La denuncia fue interpuesta en Moyuta, Jutiapa, donde se procedió a investigar los hechos. El presunto responsable, estaba detenido en ese entonces por tenencia ilegal de municiones. Al llegar a la vivienda, las autoridades se percataron en el deplorable estado en el que vivían los 6 menores, incluidos un bebé que se presume es hijo de una de las menores rescatadas, quien también es una de las niñas embarazadas. Una menor de 15 años padece de retraso psicomotriz, pero no estaba bajo ningún tratamiento.
En una casa hogar
Los siete niños viven en esta etapa del proceso contra su padre, resguardados en una casa hogar del estado. Su madre desapareció cuando los menores de edad estaban recibiendo asistencia médica dado el cuadro de desnutrición y golpes que presentaban. Después de semanas de investigación también está siendo procesada por complicidad en los hechos, luego de conocerse que junto a otros familiares, estaba al tanto de lo que ocurría pero nunca denunció a su marido ante las autoridades.
Trascendió que durante el rescate y traslado de los menores a la casa que ahora llaman “hogar” una jueza local decidió procesar al padre con medidas sustitutivas al arresto, es decir en libertad, pero en junio pasado y a dos meses de conocido el caso en toda Centroamérica, una cámara guatemalteca revocó el beneficio al imputado, poniéndolo de nuevo en prisión.
Otro caso emblemático en Guatemala
No es primera vez que casos como el anteriormente descrito, sacuden a la opinión pública en ese país centroamericano.

En 2015, fue arrestado Rosalío Rabanales de 47 años, acusado de embarazar-por segunda vez- a su hija de 17 años quien ya tenía un niño de 4 años producto del ultraje. Periódicos como Prensa Libre de Guatemala informaron que debido a su reiterada conducta, su primogénita, a quien había violado y embarazado, falleció 7 años atrás durante el parto, junto a su bebé.